El desierto de Atacama en Chile se convierte en el basurero de la moda tóxica

El consumo desmedido y fugaz de ropa, con cadenas capaces de sacar más de 50 temporadas de nuevos productos por año, ha hecho crecer de manera exponencial los desechos textiles en el mundo, que tardan unos 200 años en desintegrarse. Se trata de ropa fabricada en China o Bangladesh y comprada en Berlín o Los Ángeles, antes de ser desechada. Al menos 39 mil toneladas terminan como basura escondida desierto adentro en la zona de Alto Hospicio, en el norte de Chile, uno de los destinos finales de ropa “de segunda mano” o de temporadas pasadas de cadenas de moda rápida. 

Chile es el primer importador de ropa usada en América Latina. Desde hace cerca de 40 años existe un comercio sólido de “ropa americana” en tiendas a lo largo del país, que se abastecen de fardos comprados por zona franca en el norte del país provenientes de Estados Unidos, Canadá, Europa y Asia. “Esta ropa llega de todo el mundo“, explica Alex Carreño, ex trabajador de la zona de importación del puerto de Iquique. En esa zona de importadores e impuestos preferenciales, los comerciantes del resto del país seleccionan las prendas para sus tiendas y lo que sobra no puede salir por la aduana de esta región de poco más de 300 mil habitantes. “Lo que no se vendió a Santiago ni se fue a otros países (como Bolivia, Perú y Paraguay por contrabando), entonces se queda aquí porque es zona franca”, afirma Carreño. 

Según un estudio de la ONU de 2019, la producción de ropa en el mundo se duplicó entre 2000 y 2014, lo que ha dejado en evidencia que se trata de una industria “responsable del 20 por ciento del desperdicio total de agua a nivel global“. El mismo informe señala que solo la producción de unos jeans requiere siete mil 500 litros de agua, destaca que la fabricación de ropa y calzado genera el 8 por ciento de los gases de efecto invernadero, y que “cada segundo se entierra o quema una cantidad de textiles equivalente a un camión de basura“.

“El problema es que la ropa no es biodegradable y tiene productos químicos, por eso no se acepta en los vertederos municipales”, señaló Franklin Zepeda, fundador de EcoFibra, una firma de economía circular con una planta de producción en Alto Hospicio de paneles con aislante térmicos en base a esta ropa desechable. En un intento por evitar incendios provocados y muy tóxicos por los químicos y telas sintéticas que la componen, parte de la ropa es enterrada pero aún así desprende contaminantes al aire y hacia las napas de agua subterráneas propias del ecosistema del desierto.

SUSCRÍBETE A 3MINS TV EN YOUTUBE

ÚLTIMAS NOTICIAS

SIMILARES

Nueva terapia contra los dos cánceres infantiles más mortales

Científicos de varios centros de investigación de Canadá y Estados Unidos, entre ellos el Hospital for Sick...

China publica los últimos datos obtenidos por su telescopio espacial DAMPE.

El Centro Nacional de Datos de Ciencias Espaciales (NSSDC) y el Observatorio de la Montaña Púrpura (PMO)...

ALITAS VIRTUALES: Wingstop presenta una nueva marca para vender comida en el metaverso

La cadena multinacional presentó la solicitud de marca relacionada con el metaverso ante la Oficina de Patentes...

Los guardas reconocen que no vigilaron a Jeffrey Epstein

Dos guardias de la prisión de máxima seguridad en la que estaba encerrado Jeffrey Epstein admiten haber...

Fallece Sean Connery, conocido por interpretar al Agente 007

El actor escocés Sean Connery, conocido por sus papeles en 'James Bond' y 'El nombre de la...

Terremoto de magnitud 7,4 sacude México y deja dos muertos en Oaxaca

Un terremoto de magnitud 7,4 sacude México y deja hasta ahora dos muertos y una treintena de heridos en el Estado de Oaxaca.

Baja un 30% la contaminación ambiental en la costa este de EEUU, según la NASA

Un satélite de la NASA muestra que la contaminación en el aire del noreste de Estados Unidos...

El Partido Comunista Chino aclara que su cohete se desintegrará

El Partido Comunista Chino (PCC) aclara que su cohete se desintegrará al entrar en contacto con la...